martes, 19 de mayo de 2015

Mario Calderón, Elsa Alvarado y Carlos Alvarado

Mayo 19 de 1997 - Mayo 19 de 2015

Elsa Alvarado nació en Bogotá el 4 de Diciembre de 1961, Comunicadora Social egresada de la Universidad Externado de Colombia, especializada en Tecnología Educativa en la Universidad Javeriana, integrante del CINEP, lugar donde conoció a Mario Calderón. Interesada sobre la democratización de la información, el peso de la opinión pública y el poder de los medios, poco antes de su asesinato, había empezado a trabajar en el Ministerio de Comunicaciones donde investigó la relación de las audiencia con los medios masivos, por lo que diseñó y dirigió numerosos talleres con el propósito de aportar datos en la investigación con niños y niñas y su acercamiento a la televisión. 

Mario Calderón nació un 13 de Octubre de 1946, durante toda su vida luchó por la defensa de los más vulnerables, por los indígenas de Tierralta en Córdoba y por los campesinos del Páramo del Sumapaz. En los 60 entró a la Compañía de Jesús, donde estudió Filosofía e hizo un master de Teología en la Universidad Javeriana. Siendo integrante del CINEP por más de 15 años, combinó la religión, la lucha por los demás y la investigación social. 

En 1987 junto al Padre Sergio Restrepo y en el marco del Programa por la Paz de la Compañía de Jesús, estuvo en Alto Sinú y en San Jorge región Tierralta en Córdoba , donde fue nombrado coordinador del programa, en donde promovió procesos organizativos y aportó en la construcción de bibliotecas, pero el 1ro de Junio de 1989, paramilitares asesinaron al Padre Sergio Restrepo, por lo que la Compañía de Jesús decidió retirar a Mario de la región y al llegar al Cinep decidió abandonar los votos sacerdotales y dedicarse totalmente a la lucha ambiental, trabajando con ecologistas y campesinos en la región de Sumapaz donde fundó la Asociación Reserva Natural de Sumapaz, durante la administración de Bogotá a cargo de Antanas Mockus fue asesor cultural local del IDRD para la localidad de Sumapaz. 

Hace 18 años paramilitares acabaron con la vida de Elsa, Mario y el padre de Elsa, Carlos Alvarado, ese 19 de Mayo de 1997 siendo las 2:00 a.m, 5 hombres armados vestidos de negro irrumpieron en su apartamento ubicado en el barrio Chapinero Alto en la Cuidad de Bogotá, la madre de Elsa, de 70 años, resulto herida gravemente pero fue la única sobreviviente junto con su nieto Iván de 18 meses, pues Elsa lo había logrado esconder en un closet. 

Los asesinos haciéndose pasar por agentes de la fiscalía amordazaron al portero y al llegar al apartamento tumbaron la puerta obligando a Mario, a Elsa y a los padres de ella a arrodillarse antes de que les dispararan con fusiles y pistolas. 

“Recuerdo ese día perfectamente, salí corriendo, me parecía mentira. Fuimos al apartamento, estaba lleno de policías. Fuimos al Cinep, estaba todo el mundo allá, decían que fueron los ‘paras’ en alianza con los policías de Chapinero pues llegaron al apartamento mucho después del crime…después del asesinato sentimos mucho susto, mucha paranoia. Colgamos una pancarta en la carrera Quinta que decía “Zona de masacre”. Sólo estuvo ahí dos horas, no sé quien la quitó”. 

“El impacto de su muerte fue demasiado alto, un vacío enorme. Quedamos sin fuerza, con una tristeza absoluta. Teníamos todos bebés, ya no los dejábamos en la cama porque pensábamos que nos iba pasar lo mismo. Sentimos que el asesinato de Mario y Elsa fue un castigo a todas las ONGs” rememora María, vecina de Mario y Elsa. 

La única persona condenada por este asesinato e imputado por ser autor material del homicidio fue Juan Carlos González, La Corte Suprema de Justicia le impuso 40 años de prisión. Sin embargo los señalados como coautores del crimen, Alexander Londoño y Edward Melguiza, fueron absueltos por duda probatoria, pero Salvatore Mancuso y Éver Veloza alias “HH” enfrentan una investigación por su responsabilidad como autores intelectuales. 

Diego Fernando Murillo Alias “Don Berna” también fue vinculado al caso por la fiscalía en 2009 debido a las declaraciones de “HH” e Ignacio de Jesús Roldán alias “Monoleche”, quienes manifestaron que los jefes de los paramilitares que perpetraron los homicidios eran Don Berna y alias “Negro Elkin”, quien aparentemente fue asesinado. 

Por su parte alias “HH” aclaró que Carlos Castaño ordenó el crimen, pero queellos participaron de forma directa e indirecta con la fuerza pública. 

Finalmente la extradición de los altos mandos paramilitares han obstaculizado la verdad y la justicia “Don Berna”, “HH” y Salvatore Mancuso se encuentran en Estados Unidos únicamente por el delito de Narcotráfico, “Doble Cero” y Castaño fueron asesinados y mientras tanto cientos de víctimas esperan que se haga justicia, que se sepa la verdad, que se dignifique la memoria de sus seres queridos, que se reparen los daños causados. 

Hoy seguimos contando los meses de impunidad, volvemos a revivir el dolor, la impotencia ante el terror, hoy seguimos clamando justicia, desempolvando la verdad, esa verdad que hoy los medios de comunicación entre novelas, noticieros y realitis quieren desdibujar, borrar, desaparecer. 

Por eso hoy recordamos a Mario, ese ser sensible, libertario, risueño, recordamos a Elsa la despampanante, ella, la de sonrisa amplia que le encantaba cocinar y bailar salsa, recordamos Don Carlos Alvarado, padre de Elsa asesinado junto a ellos. 

Hoy recordamos a Mario y Elsa, por sus valores humanos, por sus compromisos con la vida en todas sus expresiones, por el amor al prójimo, a la naturaleza. Por los sueños de tantos y tantas por un mundo mejor, porque sus vidas y convicciones son para los que quedamos, un ejemplo de esperanza y fuerza. 

Mario Calderón, Elsa Alvarado y Carlos Alvarado en la Memoria 

Mario Calderón, Elsa Alvarado y Carlos Alvarado Sin Olvido

lunes, 4 de mayo de 2015

Luis Miguel Gómez Porto

Mayo 03 de 2007 -  Mayo 03 de 2015

Hace 8 años, el 3 de Mayo de 2007 fue asesinado el líder sindicalista Luis Miguel Gómez Porto, por la Infantería de Marina Nº4 del municipio de Colosó y Chalán con sede en el municipio de Corozal en la vereda El Ojito.

Luis Miguel nació en una familia campesina de la región de Montes María que cultivaba maíz, tabaco, ñame y yuca. Desde los 14 años de edad inició su lucha por los derechos de los campesinos, y estando en el colegio Víctor Subiría en el municipio de Colosó Sucre, se desempeñó como líder comunitario. 11 años después, a sus 25 años se convirtió en el presidente de la junta de acción comunal de la vereda de San Antonio, además fue militante político del Partido Comunista Colombiano y del Polo Democrático Alternativo.

9 años después, en 2004 siendo líder agrario fue presidente de Sindeagricultores de Sucre, e hizo parte de la federación de Acciones Comunales del departamento de Sucre y miembro del comité de Derechos Humanos. Ese mismo año, fue víctima de montajes judiciales, por la Infantería de Marina y la Sijin de la Policía seccional Sucre, por lo que fue retenido durante 13 meses en la cárcel de La Vega de la ciudad de Sinccelejo, sindicado de Rebelión. Sin importar las falsas acusaciones continuó trabajando por las comunidades, siendo líder comunitario y trabajando como campesino.

El 3 de Mayo de 2007 Luis Miguel Gómez Porto salió de su casa a las 7:30 am y se dirigió a la casa de su padre ubicada en la vereda Desbarrancado, luego de estar un tiempo con su padre se trasladó a la casa de la abuela de su esposa en donde desayuno y se devolvió como era costumbre.

Siendo las 10:30 am fue visto por última vez con vida por el señor Alejandro Ortega, quien era un habitante de la comunidad. Una hora después, a las 11:45 la comunidad escuchó 3 disparos, 15 minutos después se escuchó una ráfaga de tiros.

Al llegar la familia de Luis Miguel al sitio conocido como Loma Loca, la Infantería de Marina Nº4 del municipio de Colosó y Chalán con sede en el municipio de Corozal no los dejo pasar cerrándoles la vía y diciendo que había un campo minado e insistiendo ante las preguntas de los familiares de Luis, que no había pasado nada.

Dos horas después, hacia las 2:00 pm la Señora Cecilia Porto, madre de Luis Miguel, llorando le rogó a los militares que le dijeran qué había pasado con su hijo, en ese momento un infante dijo “pobrecita ella llora porque es la madre”. Fue en ese momento que reconocieron que Luis Miguel Gómez había sido asesinado, los infantes llamaron a la Fiscalía para que hiciera el levantamiento del cadáver, pero mientras los funcionarios encargados llegaban, la escena del crimen fue modificada; además de quitarle 500 mil pesos, producto de su trabajo como campesino. Su cuerpo fue vestido con uniforme camuflado y en sus manos fueron puestos un fusil, unos cables y unos panfletos alusivos a las FARC - EP.

Las publicaciones del día siguiente en el periódico regional El Meridiano y en el noticiero Telecaribe anunciaron que la Infantería Marina había dado de baja a un guerrillero, estas falaz información indignó a su familia, amigos, y compañeros que saben que él jamás hizo parte de las FARC –EP, ni participó del supuesto combate.

En noviembre de 2009 un Fiscal determinó que los militares Paúl Eduardo García, el Subteniente Moisés David Palermo, los Cabos Iván Andrés Mejía y Ever Pienda Micahan, pertenecientes al Batallón Fusileros de Infantería de Marina Nº4 respondieron al supuesto ataque con arma de fuego que había sido manipulada por el campesino Luis Miguel, reforzando estos falsos testimonios con las pruebas de los peritos comisionados por la Fiscalía.

Su familia, su hijo, su esposa Marisela Ortega Gómez, miembros de la comunidad, y del sindicato Sindeagricultores exigen justicia y verdad, siguen aferrados a la verdad, haciendo memoria de Luis, dignificando su ejemplar vida, honrando su nombre y el de su familia.

Luis Miguel Gómez Porto en la Memoria.
Luis Miguel Gómez Porto Sin Olvido.

viernes, 1 de mayo de 2015

Nicolas Neira

Mayo 01 de 2005 - Mayo 01 de 2015

Hoy, 1 de Mayo recordamos a Nicolas Neira, quien fue asesinado  por integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAD, durante la marcha del día del trabajo en el año 2005 a la que se unen sindicalistas, campesinos, estudiantes, desempleados, activistas.


Nicolas Neira de 15 años de edad se encontraba cursando el grado novenos en el Liceo Miguel de la Salle, ese día hace 10 años había decidido encontrarse con unos amigos para comprar libros en la carrera 7ma con calle 18, allí fue,y  se encontraron la represión en la marcha, el junto con demás marchantes fueron atacados por el  ESMAD, que les lanzó gases lacrimógenos, y les propinaron golpes con bastones y patadas.

Nicolas, quien cayo inconsciente debido a sus problemas de asma y los múltiples golpes, no fue atendido por los uniformados los uniformados que fueron los responsables de su estado, por lo que transeúntes lo trasladaron al Centro de Atención Médica Inmediata, Cami, de la Perseverancia, donde recibió los primeros auxilios; ante la gravedad de su estado  fue llevado a la Clínica Jorge Piñeros Corpas, en donde le el diagnóstico médico dictado fue fractura en el cráneo, con una hemorragia interna y múltiples hematomas por el cuerpo. Nicolas falleció cinco días después en la sala de cuidados intensivos.

Los agentes del ESMAD involucrados en el asesinato de Nicolas Neira negaron su presencia en el lugar de los hechos y dijeron que los golpes que recibió fueron propiciados por un grupo de “Metaleros” y “Punkeros” que según ellos iniciaron un “Pogo”, aun así el material visual, y los testimonios fueron contundentes de modo que se confirmo la presencia del ESMAD ese día, en el sitio del asesinato y la agresión a quienes se encontraban en ese punto.

En la Procuraduría se inició una investigación disciplinaria en contra de los oficiales que estaban a cargo de la marcha, el capitán Julio César Torrejos y el subteniente Edgar Fontal Cornejo, la investigación fue archivada en segunda instancia en Abril del 2010.



Un año después, en marzo del 2011, el Juzgado 37 Administrativo de Bogotá condenó al Estado colombiano por acción y omisión, y le ordenó pagar una indemnización de 160 millones de pesos a la familia Neira. 

Ante la impunidad el año pasado el caso ya fue puesto en conocimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.


Yuri Neira, padre de Nicolás, a sido amenazado en diferentes oportunidades y a tenido que salir del País.Él y su familia esperan una verdad, justicia y reparación integral. El asesinato de Nicolás Neira continúa en la impunidad.

Nicolas Neira en la Memoria.
Nicolas Neira Sin Olvido.