miércoles, 23 de marzo de 2016

Manuel y Samir Ruiz

23 de marzo 2012 - 23 de marzo 2016


Han pasado 4 años desde aquel 23 de Marzo de 2012 cuando Manuel Ruiz, denunciante y reclamante de los territorios colectivos del Curvaradó y Jiguamiandó fue desaparecido y posteriormente asesinado junto a su hijo Samir, un joven de tan solo 15 años.

Los hechos sucedieron luego de una llamada donde le anunciaban a Manuel que era ganador de un premio en efectivo el cual tendría que salir a reclamar al municipio de Mutatá. Luego de esta llamada Manuel salió junto a su hijo Samir a reclamar este supuesto premio que nunca recibirían y por el cual le cambiaría la vida a la familia Ruiz.

Tras salir de su casa en la comunidad del Cerrao, cuenca del Curvaradó, Manuel y su hijo Samir se dirigieron a Mutatá a realizar un recarga a su celular, en este recorrido fueron detenidos por la Policia por casi 30 minutos y tiempo después los dejaron seguir su camino. Posteriormente, Manuel y Samir decidieron regresar a casa para lo que tomaron un bus de servicio público, sin embargo, en el lugar conocido como El Basurero, en la carretera que conduce hacia Mutatá, el vehículo en el que se movilizaban fue detenido y allí los obligaron a bajar.

La última señal de vida que se tuvo de Manuel y Samir Ruiz fue a las 4:30 p.m a través de una llamada telefónica a su familia donde ellos manifestaron que fueron obligados a bajar del vehículo en El Basurero y les pedían 2 millones de pesos para dejarlos libres,  dinero que supuestamente debería ser llevado al lugar de envíos de dinero "GANA" en el municipio de Mutatá, estas serian las últimas señales con vida que conocería la familia Ruiz de sus seres queridos.

Posteriormente paramilitares le manifestaron a los familiares que Manuel y Samir Ruiz habían sido asesinados y lanzados al Río Sucio, desde ese momento familiares, comunidad y acompañantes nacionales e internacionales se dieron a la tarea de buscar a los dos integrantes de la familia Ruiz por el cauce del Río Sucio. El 27 de marzo luego de una intensa búsqueda fue encontrado sin vida el cuerpo de Manuel Ruíz y un día después los restos del cuerpo de Samir.
Manuel fue parte del grupo de denunciantes y reclamantes de sus territorios los cuales fueron despojados por paramilitares y empresarios en los territorios colectivos del Curvaradó y Jiguamiandó luego de su desplazamiento en el año 1996, así mismo hizo parte de la Junta directiva del consejo menor de la comunidad del Cerrao.

Manuel Ruiz sería el encargado de guiar el 24 de marzo a delegados del gobierno a una inspección ocular en los territorios  ocupados ilegalmente por parte de ganaderos de la región dentro del proceso de restitución del título colectivo del Curvaradó en cumplimiento del Auto de la corte constitucional a-045 del 7 de marzo de 2012, día que nunca llegó para este defensor de tierras en Curvaradó.

Manuel de 56 años, esposo y padre de 7 hijos tuvo problemas con los empresarios ganaderos ocupantes de mala fe Carlos Ríos, Fabian Ríos y victor Ríos desde la llegada al territorio.

En materia judicial en este caso están siendo juzgados como autores materiales los paramilitares Alexander de Jesús Ceballos, Ademir Domicó Bailarín, James Duban Manco, Adriana Osorio, Ernesto Goez, Jorge Wilson Goez, Herles Manco, Alfanely Peña y Willinton Valencia. Hasta el momento no hay ningún tipo de investigación o sindicados por la autoría intelectual pese a que Manuel denunció amenazas en su contra por parte de empresarios y paramilitares ante miembros del gobierno.

La familia Ruiz, con 18 integrantes se vio obligada a desplazarse temporalmente del territorio luego de denunciar el asesinato de sus familiares y fue tan solo en el mes de junio de 2013 que pudieron regresar al territorio para luchar y defender la tierra como lo había hecho Manuel.

A tres años del asesinato de Manuel y Samir su familia los recuerda con amor, con ese amor que nunca desaparece, con ese amor que prevalece frente al olvido del gobierno, frente a la falta de justicia en este caso que como muchos van quedando en los archivadores de un juzgado.

2016 Conmemorando la vida 


Conmemoración Manuel y Samir Ruiz -2016
Conmemoración Manuel y Samir Ruiz -2016
El 23 de marzo de 2016 en la Zona Humanitaria Costa azul, territorio colectivo de Curvaradó, la familia Ruiz Gallo se reunió para reivindicar la vida, allí una luna llena vestida de naranja decoró el cielo y armonizó el ambiente en donde se mezclaron lágrimas y risas; en medio de una fogata y a través de símbolos revivieron la memoria de sus seres queridos, revivieron ese amor y lucha desmedida que Manuel tenía por su tierra y la jovialidad e inocencia de Samir. Aquella luz en el centro del patio significó la esperanza, esa esperanza que crece y que anhela justicia.


Manuel y Samir Ruiz en la memoria
Manuel y Samir Ruiz Sin Olvido 


23 de Marzo de 2016

lunes, 21 de marzo de 2016

Jaime Enrique Gómez


Marzo 21 de 2006 - Marzo 21 de 2016

Jaime Enrique Gómez, historiador, maestro y dirigente sindical fue desaparecido el 21 de Marzo de 2006, su cuerpo fue encontrado un mes después, el domingo 23 de Abril de 2006, luego de sufrir la desaparición forzada mientras trotaba en el parque Nacional de la Ciudad de Bogotá.

Jaime Enrique además de ser querido por su familia, amigos y alumnos por su calidad de persona, dirigente sindical desde la década del 60 fue sindicalista de la Empresa de Teléfonos de Bogotá, en donde se desempeñó como presidente del sindicato, fue promotor de la creación de la CUT, Centro Unitario de Trabajadores, fue concejal de Bogotá en los 90’s, docente de varias universidades en la capital, y se desempeñó como asesor de la ex senadora Piedad Córdoba.

El martes 21 de marzo de 2006, Jaime Enrique salió en horas de la mañana a trotar como acostumbraba en el parque nacional de la ciudad de Bogotá, a partir de este momento fue desaparecido forzadamente, y jamás se le volvió a ver con vida.

34 días después, el 13 de abril los restos, los huesos de Jaime Enrique Gómez fueron encontrados en las laderas del mismo parque en él fue desaparecido, allí, según su hija existieron irregularidades a la hora del levantamiento del cadáver, y en el traslado Medicina Legal.

“Días después de enterrarlo, el entonces presidente Uribe en defensa del TLC en Estados Unidos, dijo a Senadores Demócratas que lo sucedido con mi padre había sido un accidente y que tenía como demostrarlo. Desde entonces las irregularidades en Medicina Legal aumentaron, al punto que la entrega de exámenes cruciales para la investigación que corroboraban el homicidio, la tortura, el traslado del cuerpo de un lugar a otro, y el tiempo de muerte, se demoraron demasiado tiempo sin ninguna justificación. En octubre de 2007, la Fiscalía reconoció públicamente que mi padre fue asesinado.” 

Un año después, ante la impunidad, la afirmación de la memoria. Un año después, las palabras de Diana en el sepelio de su padre el 29 de abril de 2006:

“Sábado, 29 de Abril de 2006
A Jaime, mi Padre
De Diana, su niña
Hubiese querido verte de pie, caminando, darte un abrazo, verte reír y escucharnos. Tener paciencia para saber de tu propia boca y desde tu dolor lo que pasó. Contarte todo lo que hicimos por lograr que te liberaran, que recibimos muchos correos, cartas, solidaridad, que mucha gente caminó y gritó a nuestro lado por tu libertad, por el respeto de tu vida y el de disentir.
Muy rápido cuando supe que te habían llevado pensé que no aguantabas mucho, que primero ponías tu dignidad y acelerabas lo que tuviera que venir. Sin embargo me dejé, nos dejamos atrapar por la esperanza. Creí, creímos, que era posible que estuvieras vivo. Y sí, estabas y seguirás vivo, es tu fuerza, eres tú, son tus convicciones, tus ideas, las que nos movieron a caminar, a exigir, a hablar, a quitarnos la parca de encima aunque fatalmente en este momento histórico muchos se empeñen en que sea nuestro presente y nuestro futuro. 
No te pude ver de pie, tampoco tuve un cuerpo yerto que abrazar, entonces me tuve, nos tuvimos que enfrentar a la realidad, sólo trozos de ti, sólo huesos pude ver. Huesos, tristes huesos, desarticulados como está el país. Me detengo y pienso, sí, sólo huesos, pero tus huesos. Hicimos y deshicimos hasta que logramos que tu historia no fuera la misma de muchos desaparecidos. Tuvimos tus restos. Al menos eso. Y rápido. Este acto, como muchos actos, es un rito de paso, una puesta en escena que como todo lo tuyo lo reinventamos. Al estar en construcción puede tener muchos desenlaces, como nos gusta lo colectivo, lo que pase de hoy en adelante puede ser resultado de un libreto construido entre todas y todos….
Jaime, mi padre, nuestro padre, el esposo, el hijo, el hermano, el tío, el primo, el amigo, el ciudadano era/es el comprometido con la democracia. Jaime, el que creció con algunas privaciones y ganas que brotaban desde sus entrañas por ayudar a la gente fue el hombre coherente que se dio la vida que quiso darse. Es el bacán. Es el padre que es amigo, es el amigo que es solidario, es el hombre solidario que es comprometido. El sindicalista, el concejal, el activista social, el político. El que ensayó opciones y quizás por eso nunca dogmático ni sectario. El que amó a más no poder…. Jaime fue asesinado, pero no se llevan con su cuerpo su legado, un humanista más sigue vivo en las ideas que aunque no se quiera siempre están vivas. Te quiero Papi. Gracias por todo lo que me has dado…”
5 años después de que la fiscalía reconoció que Jaime Enrique fue asesinado el caso se asignó al sexto Fiscal, el cual inicia desde la investigación, donde se ignoran las causas políticas del asesinato y el hecho de que Jaime Enrique estaba en la listas de Departamento de Seguridad del Estado, DAS.

9 años después del asesinato de Jaime Enrique Gómez su familia, sus amigos, las organizaciones con las que trabajaba, aún piden justicia y exigen que la verdad desmorone la impunidad, su hija Diana Gómez sigue siendo objeto de intimidaciones, seguimientos, teniendo que abandonar su País.

Jaime Enrique Gómez en la Memoria.
Jaime Enrique Gómez Sin Olvido.

viernes, 11 de marzo de 2016

JOSÉ ORLANDO GIRALDO BARRERA

11 marzo 2006 - 11 marzo 2016

MEMORIAS DE VIDA Y ESPERANZA 


No vayas a mi tumba y llores
Pues no estoy ahí.
Yo no duermo
Soy un millón de vientos que soplan 
El brillo de un diamante en la nieve 
La luz del sol sobre el grano maduro
O la suave lluvia del verano
En el silencio delicado del amanecer
Soy un ave rápida en vuelo
No vayas a mi tumba y llores
No estoy ahí
Yo no morí

Indio Americano. Anónimo

Es 11 de marzo nuevamente, -han pasado diez años-, cada día es un recuerdo, un motivo más para la esperanza, porque somos parte de esa historia de las víctimas en Colombia que el Estado ha querido invisibilizar e injuriar. La verdad y la Justicia, no han pasado por nuestra casa, por el contrario las ordenes emanadas de las cortes judiciales para recuperar el buen nombre de nuestro padre, abuelo, tío, esposo fue incumplida. Pues la dimensión de la falsa noticia de las autoridades y de los medios de comunicación no fue rectificada en su debida dimensión, se miró a lo lejos, paso pretendiendo no ser vista, no ser escuchada. 

Al lado de la barbarie de este Crimen de Estado, se consolida la impunidad y como si fuera poco, se pretende imponernos olvidar, hacernos creer que no hay otra posibilidad si no dejar atrás el pasado. Pero la dignidad batalla fuerte y vigorosamente abriendo caminos de esperanza, de movilización, de lucha, caminos de memoria, de reivindicación para nuestros derechos y los de todos los familiares a quienes el camino de la violencia política y la impunidad contra nuestros seres queridos nos hizo unirnos. 

El 11 de marzo de 2006 el Ejército Nacional asesino y torturo a un campesino, a un labrador de la tierra, a un hombre que sembró verdad y justicia. Un campesino que no pudo defenderse porque solo tenía amor para su familia, un azadon, una pala y un machete y sus victimarios mucho odio contra el pueblo y fusiles de última tecnología. Dicen las investigaciones que lo superaban más de diez veces en número y que le dispararon a quema ropa, no le permitieron decir que era campesino, aun que era obvio que sus victimarios ya lo sabían. 

No hubo testigos que pudieran contar lo sucedido, porque sus victimarios actuaron al amparo de la oscuridad, la ilegalidad y el despotismo que los caracteriza para imponer el terror. Los árboles, la tierra, las flores, los gatos, los perros, las vacas, los caballos, las gallinas, fueron los únicos testigos de esa sombría noche que cambio para siempre la vida de todos los que amábamos sus enseñanzas, sus palabras y sobre todo ese amor a la tierra que lo vio nacer. 

Son cuatro mil Ejecutados Extrajudicialmente por las Fuerzas Militares en Colombia, pero como en libro de cien años de soledad aquí no ha pasado nada. Este es un pueblo feliz. 

LA VERDAD JUDICIAL UNA VERDAD QUE NO SE APLICA Y NO REPARA LOS DAÑOS CAUSADOS EN LOS FAMILIARES DE LAS VICTIMAS. 

En sentencia del 6 de marzo de 2012, fue condenado a 37 años de prisión LUIS EDUARDO MAHECHA HERNANDEZ Ex sargento de inteligencia del Batallón de Alta Montaña número 3 “Rodrigo Lloreda Caicedo”. El juez 19 penal del circuito de Cali asevero textualmente “Con fundamento en lo demostrado por la Fiscalía General de la Nación, concluimos sin lugar a equívocos que el señor José Orlando Giraldo Barrera, era un campesino dedicado a labores concernientes al cuidado de fincas y a labores de sembrados y cultivos, sin ningún ligamen intelectual o material con grupos al margen de la Ley..” y menos aún como líder de la agrupación conocida como Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), conclusión a la que se arriba con los testimonios que al respecto se convocaron a la etapa del juicio oral y la ausencia demostrativa por parte del ejército Nacional de que el victimado perteneciere a dicha agrupación”. yO LO DEJARIA HASTA AHÍ, PERO MIRA TU COMO TE SIENTES MEJOR. 


En agosto de 2009 se dictó medida de aseguramiento contra El mayor MANUEL ARTURO PABON JAIMES, LUIS FRANCISCO GÁLVIS SEPÚLVEDA, WILLIAM FABIAN MOSQUERA DELGADO, CRISTIAN DANIEL DELGADO CUASQUER, EDUARDO FIDEL ANGARITA SANTIAGO, JHON JAIRO QUIJANO SÁNCHEZ, CARLOS ENRIQUE MARTINEZ DIAZ, después de cuatro años de tácticas dilatorias, cambiaron tres veces el juez, tres veces de Fiscal y la administración de justicia fue incapaz de dar continuidad de manera eficaz al juicio oral, estos militares fueron dejados en libertad entre junio y octubre de 2013, estas libertades se otorgaron de espaldas a las víctimas que no fuimos convocadas a las audiencias para controvertir la decisión.

Por ello invocamos el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, no renunciamos a la idea de que se aplique justicia y seguiremos trabajando porque estos crímenes atroces contra la humanidad no se vuelvan a cometer nunca mas en Colombia. 

Cómo no recordarte querido padre si crecimos al lado de tu ejemplo que nos ha hecho mujeres comprometidas, como no hacerlo si todo lo que somos fue fruto de tu cosecha, como no hacerlo si la imagen de tu cuerpo torturado habita cada una de las esquinas de la memoria

JOSE ORLANDO GIRALDO NO HA MUERTO, SUS ENSEÑANZAS Y MEMORIA 
VA CON NOSOTROS A CADA PASO QUE DAMOS 
NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS

¡NO HAY PAZ POSIBLE CON CRIMENES DE ESTADO!

MOVICE VALLE DEL CAUCA 

José Orlando Giraldo en la memoria
Josè Orlando Giraldo Sin Olvido 

jueves, 3 de marzo de 2016

José de Jesús Antequera Antequera


Marzo 3 de 1989 - Marzo 3 de 2016
Han pasado 27 años desde esa tarde bogotana, donde fue arrebatada una vida más que crecía con la propuesta política de la Unión Patriótica - UP. Eran las 3 de la tarde de ese 3 de marzo, cuando fue asesinado “Pepín”, JOSE ANTEQUERA, y con este crimen, una flor fue arrancada del jardín, de la militancia de la UP.



La persecución política contra la Unión Patriótica, expresión de una esperanza de transformación social surgida en Colombia, cobró la vida de mujeres y hombres que con su ausencia han marcado la vida de una nueva generación, la de los hijos y las hijas.



Uno de estos hombres, muy humano fue JOSE DE JESUS ANTEQUERA ANTEQUERA, su voz fue callada hace 27 años y su pensamiento suspendido en el tiempo, cuando miembros de la estructura militar encubierta del Estado colombiano lo asesinaron en el Aeropuerto de Bogotá.



Dirigente del Partido Comunista y de la Unión Patriótica, Asesinado en Bogotá el 3 de marzo de 1989 este hombre demostró ser un intento de transformación social, de esperanza colectiva y de dignidad.

En medio de esa multitud que se encontraba en el aeropuerto El Dorado, los sicarios dispararon 24 veces contra JOSE y aún así no lograron que muriera en ese instante. Se aferró a la vida mientras era conducido a una clínica de la ciudad, y ante tanta terquedad, terminaron conduciéndolo a la clínica más lejana, a la que llegaron cuando ya su cuerpo no resistió más.

JOSE, el “Pepín” como era conocido cariñosamente, dejó impregnado el espacio de la memoria con su alegría y entusiasmo caribeño, de las anécdotas de su militancia en la Juventud Comunista, en el Partido y luego en la Unión Patriótica, buscando hacer realidad esos sueños de transformación social. JOSE, el abogado, el labrador de la Paz cuyo convencimiento lo expresó al decir la función de su partido: "ahora y siempre nuestra bandera es y será de la paz". 

JOSE no sólo anunció la necesidad del cambio, de la transformación radical de la sociedad, también denunció al poder que se opone a que ese sueño sea realidad. Denunció las estrategias de ese poder, las políticas, las económicas, las sociales, las militares. Denunció los vínculos entre esa clase política con grupos paramilitares, los nexos entre militares y paramilitares, lo que se tradujo en amenazas contra su vida, hasta llegar a la muerte.

José Antequera ingresó a la Juventud Comunista, JUCO cuando apenas tenía 14 años de edad. Algunos años más tarde se convirtió en el Secretario General más joven de esta organización en su historia. Graduado como abogado, se integró a la UP  donde fue el responsable de las relaciones políticas de este partido, al tiempo que seguía al frente de la Secretaría de la JUCO. Además era profesor universitario, incansable lector y un analista político sobresaliente.

Su amigo Carlos Lozano, director del Semanario Voz, lo recuerda así: “Era un lector empedernido y me recomendaba textos de actualidad. Casi siempre tenía un libro en las manos, que leía en el transcurrir de alguna tediosa reunión. Los comentábamos con frecuencia. No había límite: igual un texto de política, historia o literatura.”

José David, su hijo, quien ha emprendido una batalla quijotesca para preservar la memoria de su padre y la de las víctimas del genocidio contra la UP asegura: “Mi padre, José Antequera Antequera era un animal político; era comunista y por eso lo asesinaron en 1989. Las muchas razones para considerar la importancia de un “no olvido”, sobre su vida, pensamiento, acción  y muerte, son al mismo tiempo producto de una valoración de la memoria que se opone al olvido; historia disidente que se opone a la  hegemonía de la historia”.


José Antequera era un hombre de posiciones firmes y profundas convicciones. Si bien se sentía identificado con las ideas comunistas, y se sabía comunista hasta la médula, ello nunca lo llevó a ignorar o justificar la barbarie que agrupaciones de izquierda cometían en el mundo entero, como en el caso del Gulag soviético. Sustentado siempre en elevados principios éticos y profundos razonamiento humanos, Antequera, a la vez que cuestionaba de manera abierta, la combinación de todas las formas de lucha, enfrentó la criminalidad del Estado colombiano, siempre desde la palabra y la legalidad. “El fin no justifica los medios” solía repetir.


El 3 de marzo de 1989 “Pepe” llegó temprano al Aeropuerto El Dorado de Bogotá. Viajaba a Barranquilla, su ciudad natal a pasar unos días con su mamá. Acababa de cruzar la puerta del terminal aéreo, cuando se encontró con el ex candidato presidencial, Ernesto Samper Pizano. Apenas estaban intercambiando un saludo, cuando varios sicarios, en acción temeraria y decidida, le dispararon en repetidas ocasiones. Antequera cayó al suelo, mientras Samper, protegido por su esposa Jacquin Strauss, quedó herido de gravedad. Los sicarios conocían en detalle sus movimientos. Los escoltas que le había asignado el Gobierno eran del DAS.



La de José Antequera Antequera, como la de tantos otros, fue de nuevo una muerte previsible y prevenible. “Pocos días antes, en Montería, capital del paramilitarismo y del anticomunismo, había denunciado con valor a Carlos Castaño y a las AUC como promotores de la guerra sucia contra la Unión Patriótica con la complicidad de oficiales y brigadas del Ejército. Algunos periodistas dijeron que allí selló su sentencia de muerte. Fue superior el valor de este joven comunista y revolucionario, que como tantos otros no vaciló en denunciar a los directos responsables del martirologio de comunistas y luchadores populares.



Semanas después del asesinato de Antequera, la familia siguió siendo objeto de acosos e intimidaciones. Policías que se hacían pasar por miembros de la UP o por periodistas terminaban dentro de su apartamento averiguando hasta los detalles más íntimos de sus vidas.


El asesinato de José de Jesús como el de tantos otros miembros de la unión patriótica ha quedado en la absoluta impunidad pues nunca se establecieron culpables y aún cuando es evidente la responsabilidad del Estado, este no ha hecho nada por establecer la verdad y una reparación integral a las familias de las víctimas.

A “Pepe” como a cinco mil militantes comunista y upecistas, no lo asesinaron porque el partido comunista y la unión patriótica combinaran luchas como lo aseguran los que no se atreven a reconocer el genocidio político del Estado.   


Hoy los sueños de ANTEQUERA como los de tantos militantes de la UP, son portados por otros y otras. Pero los portadores de sueños siguen siendo perseguidos, amenazados, exterminados. “Antequera, Antequera, podrán cortar la flor pero no la primavera”.

José de Jesús Antequera en la memoria

José de Jesús Antequera Sin Olvido