miércoles, 25 de mayo de 2016

Genaro Potes

26 de Mayo de 2007- 26 de Mayo de 2016.


Yo soy hombre del campo o mejor dicho soy campesino 
así que les ruego, suplico y pido, ya no más preguntas, no me jodan más” Jorge Veloza

Genaro Potes, un campesino honesto, hijo del cacao y de las llanuras, sin ninguna relación con la violencia, afiliado al Sindicato de Trabajadores Independientes del Meta y a la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria.

Han pasado 9 años desde aquel 26 de Mayo, cuando Genero fue torturado y asesinado con un tiro en la cabeza, este día quedo grabado en la memoria de su familia y en las listas que señalan a este campesino de ser una nueva víctima de lo más de 4500 “falsos positivos” que ha cobrado el absurdo conflicto armado colombiano.

El 26 de Mayo del año 2007, a las 3:00 de la tarde, Genaro Potes, procedente de San Martin, departamento del Meta, salió del rancho de su hermano, en la vereda de Campo Alegre del municipio el Castillo. Bajo el sol abrasador y montado sobre el lomo de su caballo, se dirigía a una reunión en la vereda de Puerto Esperanza.

En el camino, fue detenido a las 4:00 de la tarde por miembros del Batallón 21 Vargas del Ejército Colombiano. Según testigos, Genaro potes fue amarrado a un cultivo de Cacao, y enseguida el ejército le hizo señalamientos de guerrillero.

Para el domingo 27 de Mayo, los campesinos de la vereda Puerto Esperanza, cuentan que el cuerpo de Genaro Potes fue bajado de una camioneta militar y trasladado al municipio de Granada (Meta). El Comandante Perez del Batallón 21 Vargas, asegura sin argumentos, con impunidad y falacia que Genaro Potes era un guerrillero.

Cuando su familia fue a medicina legal en Granada, a hacer la petición de que se les entregue el cadáver, se les fue negada debido a que no poseían la cedula del asesinado. 

Este caso como miles más a lo largo de todo el territorio nacional, es evidencia del negocio de la guerra sucia del Estado que cobra la vida del pobre obrero, del pobre campesino que es siempre el más perjudicado del conflicto.

Esta guerra que solo le ha servido a los grandes capitales y elites políticas para mantenerse en el poder marcando las vidas de los colombianos, sigue agudizando la crisis en el campo, en que el campesino solo cuenta en las elecciones, pero su trabajo, su familia y su siembre sigue estando al margen del Estado.

Genaro Potes en la memoria.
Genaro potes Sin Olvido

miércoles, 18 de mayo de 2016

Rogelio Martínez Mercado


18 May 2010 - 18 May 2016 (Foto: Sean Hawkey)


Escrito de Cendi Torres a su papá Rogelio Martínez (Mayo 18 de 2016)

Cada vez que veo a un campesino, trabajador, estudiante, maestro, hombre o mujer luchando por su derechos, recuerdo a Rogelio, recuerdo al hombre que día tras día y a pesar de todas las cosas que pasaban en nuestro pueblo nos convencía de que la mejor forma de enfrentar el terror, las amenazas y el dolor era riendo, riendo en la cara de quienes nos perseguían, riendo en la cara de quienes nos obligaban a tener miedo.

La alegría y la valentía que lo caracterizaban era su única arma, el arma de aquellos que luchan por la vida no puede ser otra que la alegría, por eso cada vez que veo a un compañero o compañera en la calle y en el campo trabajando por un país diferente en sus rostros veo a Rogelio, en su consignas escucho la risa de Rogelio y en su fuerza, la fuerza de todos los hombres que alguna vez cayeron en las garras del cobarde, del que anula, en las garras del que le teme a la paz porque su negocio es el terror.

Hoy 18 de mayo de 2016 veo a Rogelio Martínez en la posibilidad de la paz y en la celebración de la vida y celebro su vida junto a todos aquellos a quienes toco con su ejemplo, todos aquellos que algunas vez luchamos a su lado, junto a todos aquellos que sentimos la indignación de perder a un gran hombre, esposo, padre y camarada y en su memoria y la de muchos otros reafirmo mi convicción en la lucha por la memoria y contra la impunidad, en la lucha que Rogelio alimenta con su energía y con todo lo que nos heredó a las personas que tuvimos la oportunidad de construir a su lado.
Hoy Rogelio vive en cada persona que se levanta cada día con la esperanza de cambio y progreso, hoy Rogelio somos todos

A seis años del asesinato de Rogelio Martínez repetimos las líneas de Ali Primera, los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos.

A ti: Esposo, Compañero, Padre, Hijo, Amigo y Camarada.
A ti: Rogelio Martínez Mercado

Cendi Torres Vergara.


Tres tiros segaron su vida, tres tiros en su cabeza, pretendieron sepultar su pensar y su corazón, eso fue en la noche del 18 de mayo, hace seis años, cuando iba a encontrarse con su amor, su amada Julia, su familia y su tierra la finca La Alemania, municipio de San Onofre, Sucre.

Desde 1996 se desarrollaron las operaciones paramilitares en Montes de María y Sucre, pero solo fue hasta 2001 cuando lograron controlar el perímetro rural en donde Rogelio, su familia y los copropietarios de la Cooperativa "La Alemania" habitaron la tierra en una propuesta colectiva.

Alias “Rubén”, lugarteniente del jefe paramilitar Rodrigo Mercado Peluffo, “Cadena” del Bloque Héroes de los Montes de María, dio la orden de desalojar porque "el patrón" necesitaba las tierras. La finca "La Alemania" luego del desplazamiento, del despojo fue convertida en desarrollo de la estrategia paramilitar, allí se perpetraron torturas, asesinatos y desapariciones forzadas. 

Rogelio en un relato decía que la tierra lo era todo para el amor, luego de recibir la titulación de la propiedad en 1997. Hacia memoria que el amor enfrentaba la ambición. Los «paras» cobraban 5 mil pesos por cabeza de ganado, con un crédito la comunidad logró adquirir 600 reses que finalmente fueron robadas por las mismas estructuras criminales. 

Ya desarraigados, las deudas de la cooperativa aumentaron en más de mil millones de pesos hasta que la propiedad entró en embargo y finalmente en remate. 

En todo este proceso el INCODER, fijado a una leyes distantes de las condiciones de violaciones sistemáticas de derechos humanos, legitimaban el embargo. 

Ese amor que siempre llevó a Rogelio a imaginar posibilidades de dignidad en 2007 motivaron a construir una propuesta por el retorno, junto con sus amores y unas familias decidieron regresar y exigir la restitución de la finca "La Alemania". 

Su asesinato en desarrollo de la misma estrategia paramilitar que él denunció no ha sido absolutamente esclarecido. La estructuras criminales continuaron intactas, reflejo de la impunidad y del soporte institucional a una estrategia de control social, político, económico y por supuesto militar. 

El 9 de abril de 2012 un fallo de segunda instancia confirmó la responsabilidad individual de Mario de Ávila Díaz por su homicidio. Junto con Ávila, había al menos 5 personas más que participaron en el crimen, todos, incluso Àvila, se encuentran libres a pesar de las órdenes de captura. No existe ninguna voluntad cierta que se muestre en el proceso penal para esclarecer y determinar las responsabilidades de agentes del Estado,de empresarios y de los ordenadores del crimen. 

El entusiasmo con que el gobierno de Santos celebró la condena de Ávila está lejos de satisfacer las demandas de verdad, de de justicia y de reparación. Todo parece ser parte de una costumbre, crear una eficacia simbólica del derecho que sirve en el fondo a la impunidad. 

Los victimarios pretendieron acabar con el pensamiento amor de Rogelio, a pesar del dolor de su muerte violenta, su pensamiento amor trasciende, está en su amor, en su familia, en sus amigos, en quienes son parte de esos miles de reclamantes de tierras que afirman su dignidad en un proyecto donde la restitución sea parte de una nueva democracia.


Rogelio Martínez Mercado en la Memoria.

Rogelio Martínez Mercado Sin Olvido.

martes, 3 de mayo de 2016

Luis Miguel Gómez Porto


                                                         Mayo 03 2007-Mayo 03 2016


Luis Miguel Gómez Porto nacido el 24 de Mayo de 1970, hijo de campesinos su pare Eugenio Gómez y su madre Cecilia Porto, vivían en la región de Montes de María, cultivando maíz, tabaco, ñame y yuca. Luis Miguel estudió en el Colegio Víctor Subiría en el municipio de Colosó, Sucre. Desde los 14 años de edad comenzó a luchar por los derechos campesinos, y estando en el colegio se desempeñó como líder comunitario; a su 25 años fue presidente de la junta de acción comunal de la vereda San Antonio. 

En 2004 fue presidente del Sindicato Sindeagricultores de Sucre, líder agrario, hizo parte de la federación de Acciones Comunales del departamento de Sucre y miembro del comité de derechos humanos.
En 2004 en un acto de señalamiento y estigmatización Luis Miguel es capturado, por la Infantería de Marina y la Sijín de la Policía seccional Sucre, con medida de aseguramiento y sindicado por el supuesto delito de Rebelión; en mayo de 2006 fue absuelto. 

El 3 de mayo del año 2007 Luis Miguel salió de su casa en horas de la mañana para visitar a su padre que vivía en la vereda Desbarrancado, Luis Miguel le dijo a su hermano Elkin que lo acompañara pero él le dijo que más tarde lo alcanzaba, luego de estar en la casa de su padre salió para la casa de la abuela de su esposa, donde desayunó y volvió a su casa como era de costumbre. Al medio día algunas personas de la comunidad escucharon disparos, pero solo hasta cuando su familia llega al lugar donde provenían los sonidos, la infantería de Marina N° 4 del municipio de Colosó no los dejo pasar cerrando la vía, diciéndoles que había un campo minado e insistiendo ante las preguntas de los familiares de Luis, que no había pasado nada.


las dos de la tarde la señora Cecilia Porto, madre de Luis Miguel, llegó llorando y un infante dijo “pobrecita ella llora porque es la madre”. En ese momento reconocieron que Luis Miguel estaba muerto, llamaron a la fiscalía para que hiciera el levantamiento del cadáver, pero antes de llevárselo arreglaron la escena poniéndole un camuflado, un fusil, unos cables y panfletos alusivos a las FARC-EP, además le quitaron quinientos mil pesos, que eran producto de su trabajo como campesino.

Al día siguiente en el periódico regional El Meridiano y en el noticiero Telecaribe anuncian que la infantería Marina había dado de baja en un combate a un guerrillero, sin embargo su familia y sus compañeros saben que él nunca se alzo en armas ni militó con las Farc.

El 27 de noviembre de 2009 un Fiscal decidió terminar la investigación contra los militares Paúl Eduardo García Lissa, el subteniente Moisés David Palermo Orozco, los cabos Iván Andrés Mejía Guayara y Ever Enrique Pienda Micahan, pertenecientes al Batallón Fusileros de Infantería de Marina No 4. La decisión judicial indica que los militares respondieron al supuesto ataque con arma de fuego que el campesino Luis Miguel había emprendido contra ellos, y reforzaron estos falsos testimonios con las pruebas de los peritos comisionados por la Fiscalía para analizar el arma de la que supuestamente el campesino disparó determinando que el campesino Luis Miguel Gómez si había disparado contra los Militares.

Su familia, conocidos y los campesinos miembros del sindicato Sindeagricultores saben que es ilógica una batalla entre 50 Infantes de marina y un campesino en estado de indefensión pues él no portaba ningún arma.

La ejecución extrajudicial de Luis dejó un niño de 14 años, y a su esposa Marisela Ortega Gómez quienes lo recuerdan como un esposo ejemplar, responsable de su hogar, amoroso, alegre, al que gustaban las cabalgatas, además de compartir con sus amigos y su familia.

Luis Miguel Gómez Porto en la Memoria 
Luis Miguel Gómez Porto Sin Olvido